Urgencias
Idiomas
Clínica Zuatzuwww.clinicazuatzu.com

“¿Quieres congelar tus óvulos? No esperes a que sea demasiado tarde”

Ya sea porque quedarse embarazada puede ser un freno en sus carreras profesionales o porque no encuentran pareja, cada vez más mujeres eligen vitrificar sus ovocitos para retrasar la maternidad. Sin embargo, es importante saber que en la preserva de la fertilidad también el reloj biológico marca los tiempos y que cuanto más tarde se congelen, más difícil será conseguir el ansiado objetivo de ser madre. “Entre los 32 y los 37 años es el mejor momento para congelarlo”, aconseja el doctor García, jefe de reproducción asistida de Clínica Zuatzu.

¿Quieres congelar tus óvulos?

En los últimos años, la demanda de información acerca de la preservación de la fertilidad se ha visto incrementada de forma exponencial en Clínica Zuatzu. La presencia de famosas en los medios de comunicación divulgando su experiencia, así como las noticias de grandes empresas que incentivan a sus trabajadoras para hacerlo, ha conseguido despertar un interés creciente por este procedimiento.

Esta demanda viene por la necesidad de preservar la fertilidad tanto en pacientes oncológicas como en otras mujeres que ven peligrar su futuro reproductivo por motivos médicos, sociales o por el simple deseo de retrasar la maternidad.

Un reciente estudio de la Universidad de California reportaba que el 78% de las mujeres que solicitaban preservar óvulos eran solteras. El principal motivo aducido era que la conciliación laboral/vida privada, les había impedido encontrar la pareja adecuada y no tanto que el trabajo les impidiera conciliar con la maternidad.

El posicionamiento de empresas como Google o Facebook, incentivando a sus trabajadoras a que congelen sus óvulos abre un nuevo debate: ¿conciliación laboral o prioridad de la carrera profesional sobre la maternidad y la vida familiar? Probablemente, debamos aplaudir la iniciativa, pero sin olvidar que el retraso de la maternidad debe de ser una opción personal y no de la empresa, y que cualquier retraso puede tener un impacto irreparable en la probabilidad de conseguir una gestación y en la complicaciones derivadas de una gestación tardía.

 

Una técnica segura

La vitrificación es una técnica segura que precisa una estimulación ovárica con hormonas y una punción ovárica bajo anestesia general, a través de la vagina, para extraer los óvulos.  El procedimiento es igual al que se someten las donantes de óvulos.

Debemos de tener en cuenta una serie de consideraciones relacionadas con la edad:

  • No está recomendado vitrificar  óvulos por debajo de los 32 años, ya que el periodo fértil todavía será muy amplio y las posibilidades de no utilizarlos serían demasiado altas.
  • Los resultados por encima de los 37 años empeoran de manera drástica
  • Por encima de los 40 años la tasa de embarazo es extremadamente baja y aumenta de manera extraordinaria  la tasa de embriones con alteraciones cromosómicas

Al menos son necesarios 15 ovocitos para obtener resultados aceptables. Esto conlleva que, en numerosas ocasiones, sea necesario recomendar más de una estimulación para obtener un número razonable de ovocitos, sobre todo en el grupo de mujeres de mayor edad.

Debemos aconsejar la búsqueda de gestación activa tan pronto como sea posible para no cifrar todos los deseos reproductivos en los ovocitos conservados. En los grupos de pacientes que han conservado pocos ovocitos y han retrasado su utilización,  puede que  no se  consiga  la gestación. En esos casos la reserva ovárica podría estar muy comprometida y podría ser necesario recurrir a la ovodonación para lograr un embarazo.

Por todo ello, yo aconsejo a las pacientes que deseen posponer la maternidad, que preserven sus ovocitos tan pronto como sea posible.

Gráfico fertilidad

 

Semillas con 8 apellidos vascos

Semillas con 8 apellidos vascos

En el municipio de Arkaute, el Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario NEIKERTECNALIA investiga y realiza, desde hace varias décadas, una destacada contribución al mantenimiento de la biodiversidad genética del País Vasco. En sus instalaciones dispone actualmente de un banco de germoplasma –o banco de semillas– con más de 300 variedades de patatas mantenidas in vitro, constituyendo una referencia a nivel estatal.

Hasta los laboratorios de Neiker nos trasladamos con el doctor Miguel García, jefe de reproducción asistida de Clínica Zuatzu, para hablar con Jose Ignacio Ruiz de Galarreta, investigador Principal en Neiker-Tecnalia, de los paralelismos entre la preserva de la fertilidad humana y la de la agricultura vasca.

¿Qué beneficios ha aportado la fecundación in vitro en la reproducción asistida?
Doctor Miguel García. La fecundación in vitro ha supuesto que cientos de miles de parejas puedan tener hijos, cosa que de otra manera sería imposible. En España nacen cada año más de 30 000 niños mediante técnicas de reproducción asistida.

En Neiker, ustedes también utilizan con gran éxito el cultivo in vitro. ¿Qué necesidades llevaron a la creación de los bancos de germoplasma?
Jose Ignacio Ruiz de Galarreta: En los años 50 del siglo pasado, con la Revolución Verde y el tema de los híbridos y de la mecanización de la agricultura, se empezaron a perder muchas variedades de especies vegetales locales. La FAO, con el fin de preservarlas, promovió la creación de bancos de germoplasmas en distintos lugares del mundo. Nuestro banco de patata es el único existente a nivel nacional. También tenemos 300 variedades de maíz y ciento y pico de alubias, pero estas no están in vitro.

¿Y a qué se dedican?
J. I. Ruiz de Galarreta: Nuestro primer objetivo es preservar y guardar las semillas. Pero lo que también hacemos es evaluarlas. Posteriormente, añadimos esas variedades a nuestros trabajos de investigación para poder crear nuevos cultivares.

Suena a ciencia ficción eso de crear nuevas variedades.
J. I. Ruiz de Galarreta: Pues nosotros, por ejemplo, en el caso de la patata creamos nuevas variedades según las necesidades que marca el mercado: para freír, para cocer, para hacer chips… La alubia de la denominación de origen de Tolosa la hemos homogeneizado aquí y ahora, a petición de los agricultores, la estamos seleccionando para que sea mas precoz.

¿El cambio climático está afectando a las huertas del País Vasco?
Jose Ignacio Ruiz de Galarreta. Sí y lo notamos, porque ya no tenemos las premisas de que los cultivas se comportan de tal y tal manera en cada estación. Por eso, tenemos que encontrar variedades que se adapten a los cambios.
En eso estamos en Neiker.

¿Y en los humanos?
Doctor Miguel García. Están cambiando los patrones, porque ahora se posterga la maternidad. Pero no me atrevo a decir que el entorno esté influyendo en la fertilidad de la mujer. Aunque quizá la calidad seminal sí sea peor. De hecho, los parámetros que la OMS utilizaba para calificar el semen
como normal han disminuido y ahora se aceptan como normales valores que antes se consideraban como patológicos.

Fecundación in vitro, más allá de lo humano.

Las plantas le llevan una ventaja a la fecundación in vitro humana. Mientras que la fecundación in vitro en humanos se logró por primera vez en 1978, fue en 1922 cuando se logró el primer experimento exitoso: la germinación in vitro de semillas de orquídeas.

El uso de esta técnica para la reproducción y conservación de plantas es diferente a la humana. En el caso de los seres humanos, el embrión se forma fuera del cuerpo materno en el laboratorio y luego se transfiere al útero de la madre, donde sigue su desarrollo hasta el nacimiento. En vegetales, se toma una porción de la planta y se le proporciona artificialmente un medio de cultivo nutritivo esterilizado, que permita regenerar una o muchas plantas. Esta técnica ha logrado infinidad de compuestos para la industria agrícola y alimentaria.

cerrar 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aqui.