Urgencias
Idiomas
Clínica Zuatzuwww.clinicazuatzu.com

Edurne Pasaban

EDURNE PASABAN (TOLOSA, 1973) VIVE ENTRE EL AVIÓN Y EL HOTEL, CON UNA MALETA A CUESTAS IMPARTIENDO CONFERENCIAS POR TODO EL MUNDO. “ECHO DE MENOS EL ALPINISMO PROFESIONAL, PERO YA HA LLEGADO EL MOMENTO DE FORMAR UNA FAMILIA”.

Edurne Pasaban

Hasta 2011, cuando se retiró del alpinismo profesional, Edurne Pasaban subía las montañas más altas del planeta. Ahora, se sube a aviones para dar conferencias sobre motivación en empresas de todo el mundo. El día que nos recibió acababa de llegar de Londres. “De media, al mes, duermo 10 noches en casa”, nos contó desbordante de energía a pesar de lo poco que ha dormido. En los próximos meses iniciará un viaje que durará toda la vida: ser madre. “En Clínica Zuatzu, me he sometido a una fecundación in vitro con los óvulos que congelé hace 5 años. Estoy encantada porque todo ha salido fenomenal”.

“Congelar mis óvulos me dio mucha tranquilidad”

A tus 43 años, ¿cuántas veces has tenido que escuchar eso de: “¿A qué esperas para tener hijos? ¡Que se te va a pasar el arroz!”?
¡Un montón de veces! Pero llegó un momento en el que me dije que mi vida era mía y que yo decidía. Parece que las mujeres tenemos que parir por obligación y no me parece.

¿Hasta qué punto ser la primera mujer del mundo en coronar los 14 ochomiles te ha condicionado ser (o no) madre?
Yo, cuando estaba en plena etapa deportiva, con 30 y poco años, pasé una crisis y una depresión súper grande porque era una mujer sin hijos y todos mis amigos y familiares de alrededor sí los tenían. Yo quería ser madre, pero no se daban las condiciones que para mí eran necesarias para poder serlo y sufría mucho. En aquel momento no tuve hijos porque no sabía si iba a ser capaz de dejar a mi hijo durante dos meses y largarme al Everest. ¡Yo me jugaba la vida en aquellas expediciones! Aquello me daba miedo y por eso, entonces, decidí no ser madre.

¿Y qué hiciste para darle la vuelta a la situación? ¿Conseguiste acallar el deseo de ser madre?
En unas charlas entre deportistas y médicos a las que asistí hablaban de la situación familiar de los deportistas. Aquello me hizo pensar. Más tarde, una conocida periodista me dijo: “Edurne, congela óvulos, ya verás que te vas a quitar una preocupación en tu vida”.

De pequeña fui una niña tremendamente tímida, tenía problemas para relacionarme con los demás. La montaña me cambió a los 14 años. “De pequeña fui una niña tremendamente tímida, tenía problemas para relacionarme con los demás. La montaña me cambió a los 14 años”

¿Y qué decisión tomaste finalmente?
Acudí a la consulta de mi ginecóloga. Me informaron de cómo era el proceso de la vitrificación de óvulos y decidí congelar mis óvulos para poder ser madre más adelante. Entonces tenía 38 años y ya me explicaron que a partir de los 35 la fertilidad de las mujeres se resiente mucho. Haber tomado esta decisión fue para mí una tranquilidad psicológica que ni te imaginas. ¡Menuda mochila me quité de la espalda! .

¿Cómo fue el proceso?
Es un proceso bastante sencillo. Hay que tomar hormonas para producir muchos óvulos. Luego, en quirófano, el día que el equipo médico considera que es el más adecuado, te los extraen. A las horas, ya estás en casa. No es nada agresivo. En pocas semanas tu cuerpo vuelve a la normalidad.

¿Qué destacarías del equipo médico de Clínica Zuatzu?
Soy paciente desde hace tiempo y siempre he confiado en su profesionalidad. Me han hecho sentir muy cómoda y sé que a todas sus pacientes las tratan por igual.

De pequeña fui una niña tremendamente tímida, tenía problemas para relacionarme con los demás. La montaña me cambió a los 14 años. “Ama izatea Everestera igotzea baino askoz zailagoa izango dela uste dut”

¿Tuviste dudas o temores durante el proceso? ¿Cómo lo recuerdas?
Los médicos de Clínica Zuatzu explican las cosas con mucha sencillez, sin tabúes, le quitan peso al asunto… Si eres un poco aprensiva, te ayudan a quitarte todos los miedos. Yo se lo recomendaría a cualquier mujer.

¿Y cuándo sentiste o decidiste que quizá ya había llegado el momento de intentar formar una familia?
Al haberme retirado del alpinismo profesional, mi vida personal se ha estabilizado más. Yo hasta 2011, sólo pensaba en hacer expediciones y subir ochomiles y eso era difícil de compaginar con una familia porque me pasaba meses y meses fuera de casa. Cuando volvía, o me habían dejado o tenía muchos problemas de pareja. No obstante, mis compañeros iban de expedición y pasaban meses fuera de casa y sus mujeres les esperaban en casa y estaban encantadas. Que hablen de igualdad entre hombres y mujeres me da la risa. Esto también ocurre en otros sectores laborales. Hay mujeres emprendedoras, directivas de empresas que ponen el alma en su trabajo, que tienen hijos, que se pasan el día currando y a las que, por desgracia, les cuesta encontrar un hombre que les siga.

Deduzco por tus palabras, que tú ya lo has encontrado
¡Sí! He encontrado una pareja con la que me entiendo muy bien y soy muy feliz. Es de mi mundo, le gusta la montaña. Vivimos entre Donosti y el valle de Arán. Nuestro hijo nacerá a mediados de abril.

cerrar 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aqui.