Zuatzu Magazine

¿Quieres congelar tus óvulos? No esperes a que sea demasiado tarde

Infórmate sin compromiso

He leído y acepto el aviso legal.

Ya sea porque quedarse embarazada puede ser un freno en sus carreras profesionales o porque no encuentran pareja, cada vez más mujeres eligen vitrificar sus ovocitos para retrasar la maternidad. Sin embargo, es importante saber que en la preserva de la fertilidad también el reloj biológico marca los tiempos y que cuanto más tarde se congelen, más difícil será conseguir el ansiado objetivo de ser madre. “Entre los 32 y los 37 años es el mejor momento para congelarlo”, aconseja el doctor García, jefe de reproducción asistida de Clínica Zuatzu.

En los últimos años, la demanda de información acerca de la preservación de la fertilidad se ha visto incrementada de forma exponencial en Clínica Zuatzu. La presencia de famosas en los medios de comunicación divulgando su experiencia, así como las noticias de grandes empresas que incentivan a sus trabajadoras para hacerlo, ha conseguido despertar un interés creciente por este procedimiento.

Esta demanda viene por la necesidad de preservar la fertilidad tanto en pacientes oncológicas como en otras mujeres que ven peligrar su futuro reproductivo por motivos médicos, sociales o por el simple deseo de retrasar la maternidad.

Un reciente estudio de la Universidad de California reportaba que el 78% de las mujeres que solicitaban preservar óvulos eran solteras. El principal motivo aducido era que la conciliación laboral/vida privada, les había impedido encontrar la pareja adecuada y no tanto que el trabajo les impidiera conciliar con la maternidad.

El posicionamiento de empresas como Google o Facebook, incentivando a sus trabajadoras a que congelen sus óvulos abre un nuevo debate: ¿conciliación laboral o prioridad de la carrera profesional sobre la maternidad y la vida familiar? Probablemente, debamos aplaudir la iniciativa, pero sin olvidar que el retraso de la maternidad debe de ser una opción personal y no de la empresa, y que cualquier retraso puede tener un impacto irreparable en la probabilidad de conseguir una gestación y en la complicaciones derivadas de una gestación tardía.

Una técnica segura

La vitrificación es una técnica segura que precisa una estimulación ovárica con hormonas y una punción ovárica bajo anestesia general, a través de la vagina, para extraer los óvulos.  El procedimiento es igual al que se someten las donantes de óvulos.

Debemos de tener en cuenta una serie de consideraciones relacionadas con la edad:

  • No está recomendado vitrificar  óvulos por debajo de los 32 años, ya que el periodo fértil todavía será muy amplio y las posibilidades de no utilizarlos serían demasiado altas.
  • Los resultados por encima de los 37 años empeoran de manera drástica
  • Por encima de los 40 años la tasa de embarazo es extremadamente baja y aumenta de manera extraordinaria  la tasa de embriones con alteraciones cromosómicas

Al menos son necesarios 15 ovocitos para obtener resultados aceptables. Esto conlleva que, en numerosas ocasiones, sea necesario recomendar más de una estimulación para obtener un número razonable de ovocitos, sobre todo en el grupo de mujeres de mayor edad.

Debemos aconsejar la búsqueda de gestación activa tan pronto como sea posible para no cifrar todos los deseos reproductivos en los ovocitos conservados. En los grupos de pacientes que han conservado pocos ovocitos y han retrasado su utilización,  puede que  no se  consiga  la gestación. En esos casos la reserva ovárica podría estar muy comprometida y podría ser necesario recurrir a la ovodonación para lograr un embarazo.

Por todo ello, yo aconsejo a las pacientes que deseen posponer la maternidad, que preserven sus ovocitos tan pronto como sea posible.